Home

Hoy me ha llegado el último pedido vía internet que he hecho a Amazon, aprovechando que el dólar está por los suelos: el segundo tomo de Little Annie Fanny, editado por Dark Horse. Como hace algún tiempo ya me leí el primero, puedo hablar del tema con más o menos conocimento.

Little Annie Fanny fue una creación de Harvey Kurtzman (guionista) y Will Elder (dibujante), que comenzó a publicarse en Playboy en 1962, hasta 1988. Ambos artistas se conocían, y habían coincidido en la legendaria editorial EC, donde se publicaron probablemente los mejores comics de terror, ciencia ficción, crímenes y de guerra de todos los tiempos (sintomáticamente, la editorial sucumbió a finales de los 50, torpedeada por la industria y cierto sector de la opinión pública; lo único que sobrevivió fue la revista satírica Mad).

Kurtzman y Elder recogieron el tono que ya habían usado en Mad para crear una serie por encargo de Hugh Hefner, el editor de Playboy, y echaron mano del arquetipo de rubia inocente y explosiva para crear Little Annie Fanny. Los afilados guiones de uno y el formidable dibujo del otro hicieron que la serie se convirtiera en un éxito inmediato. Kurtzman se dedicó desde el principio a satirizar aspectos de la cultura estadounidense: películas, grupos musicales, modas más o menos pasajeras, literatura… Elder, por su parte, aportó su arte en páginas donde usaba más la témpera y la acuarela que la tinta, con unos acabados que dejan boquiabierto. Es cierto que este trabajo tan perfeccionista le obligó a tener numerosos ayudantes, pero el estilo de la serie es obra indudablemente suya.

Es legendaria la forma de trabajar que tenía Kurtzman, cuyos guiones no se limitaban a indicar únicamente el desarrollo de la historia: hacía bocetos en los que planificaba cada viñeta de cada página, para desesperación de algunos dibujantes. Will Elder, sin embargo, no se encontraba a disgusto con este método, y aún pudo aprovechar para meter en cualquier hueco que le dejaban sus propios gags marginales (nunca mejor dicho). En esta página se explica un poco el proceso, que era aún más laborioso. Le pillo unas cuantas imágenes:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La primera imagen es el boceto de Kurtzman; la segunda, el esquema de color dado por el propio Kurtzman; la tercera es la página tal y como la hizo finalmente Elder. Siento no ponerlas más grandes. La verdad es que lo merecen. Aquí hay ocasión de ver ilustraciones de mayor tamaño.

En todo caso, Little Annie Fanny es una obra magistral de los comics, que sin embargo nunca ha tenido una edición en español (por lo menos, que yo sepa). Tal vez a esta falta de atención contribuya que en muchas de sus páginas, la protagonista acaba mostrando sus exuberancias físicas. De hecho, yo mismo he tenido que defender ante más de uno que esto es algo más que un tebeo de tías en pelotas (aunque también): a quien le interese la cultura popular de la segunda mitad del siglo XX (vale, estadounidense, pero en muchos casos extrapolable), en sus páginas encontrará un filón de referencias. Y los que les gusten los comics, no pueden dejar pasar esta joya.

Además, la edición incluye al final bastantes páginas en las que habla del proceso creativo de los autores, así como anotaciones para comprender mejor el contexto de las historias. Como dice la propia Annie: Gloriosky!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s