Home

A falta de acumular ganas para ponerme a leer algún libro gordo que tengo por ahí a la espera, últimamente me he dedicado a ponerme al día en algunos tebeos que tenía pendientes. Y eso que no son una lectura ligerita. Se trata nada menos que de La cosa del pantano, en la edición que está sacando ahora Planeta. Es decir, la etapa en que su guionista fue Alan Moore.

Estas historias aparecieron originalmente entre 1983 y 1987. En España no tardaron en publicarse –lo hizo Zinco–, y yo recuerdo que en su momento me empecé a hacer la colección, aunque la dejé poco después, debido a mi poca autonomía económica de entonces. Desde luego, no fue porque las historias fueran malas. Como ya es notorio y sabido, La cosa del pantano fue la primera obra con la que Moore puso patas arriba los comics en los años 80 –antes ya había hecho V de Vendetta, y poco después comenzaría Watchmen–. Cogió una serie que parecía abocada a la cancelación y le dio un nuevo enfoque, reinventándose el personaje e introduciendo su forma de contar historias, que en esos momentos era bastante novedosa: preocupación por los detalles más nimios –son legendarios los guiones detallados que daba a sus dibujantes–, sólida estructura narrativa y un cierto tono literario, entonces inusitado.

La etapa Moore fue del número 21 al 64 de la colección estadounidense, como bien delimitan en esta página. A lo largo de estas entregas, el guionista desarrolló varios arcos argumentales, en los que mezcló el lirismo poético de la historia de amor entre una mujer y un vegetal (que eso es al fin y al cabo la Cosa del Pantano) con las amenazas satánicas, viajes al infierno al estilo dantesco e incluso algún delirio metafísico que otro. Pero sobre todo, impregnó la serie de un terror muy inquietante, en el que tuvo también mucho que ver la buena labor de los ilustradores. Sobre todo, de la pareja oficial de ilustradores, John Totleben y Stephen Bissette, con un trazo que recuerda al de dibujantes clásicos de la EC como Graham Ingels, un maestro de los comics de terror. Aquí pongo un par de ejemplos de su trabajo que, por cierto, parece que está en venta en esta página:

Planeta comenzó sacando esta serie mensualmente en cuadernillos que recogían dos números de la edición original, pero a partir del número 14 se han acelerado, y ahora sacan tomos más gordos, con ocho números en cada uno. Además, lo editan en color, no como lo hizo Norma, hace unos cuantos años. De hecho, hay quien dice que en blanco y negro los dibujos de Totleben y Bissette se aprecian mejor. Pero eso a mí siempre me han parecido excusicas de mal pagador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s