Home

No sé si es la típica marejadilla que fuera de determinados ámbitos importa un pito, o qué, pero yo estoy bastante a la expectativa de una cosa que leí en Microsiervos el otro día: La NASA anunciará esta tarde (miércoles a las 17.00 hora española)

el descubrimiento de un objeto en nuestra galaxia que los astrónomos han estado buscando por más de 50 años

Yo se lo he comentado a mis allegados, y nadie parece haber mostrado más que un educado interés. Por ahora, a lo más que llegan los teletipos es a que la NASA confirma que la sonda Phoenix llegará al polo norte de Marte a primera hora del 26 de mayo. Pero nada más.

A ver qué pasa con la NASA.

ACTUALIZACIÓN (me encantan este tipo de cosas):

Al final, el descubrimiento era la supernova más joven de la Vía Láctea, que seguro que producirá diversas reacciones en el público en general. Esta vez copio a EFE (esto no sé si es legal hacerlo aquí, en un blog personal, pero bueno):

Descubren una supernova de 140 años, la más joven de la Vía Láctea

Un grupo de astrónomos ha descubierto la supernova más joven de la Vía Láctea, de solo 140 años y a la que se estaba siguiendo la pista desde hacía más de dos décadas, según dieron a conocer hoy en conferencia de prensa.

Hasta ahora, la supernova más reciente que tenían identificada databa de 1680, según los estudios sobre la expansión de los restos de Casiopea A.

El descubrimiento anunciado hoy, y que se ha estado investigando desde 1985, ayudará a determinar con mayor exactitud la frecuencia con la que las supernovas explotan en la Galaxia.

La supernova descubierta, indicaron los científicos, no había sido vista en estos 140 años porque explotó cerca del centro de la Galaxia y quedó incrustada en un denso campo de gas y polvo.

Esto la hacía tres millones de veces más imperceptible que si hubiera estado en la oscuridad, pero gracias a los nuevos sistemas de rayos X y a las ondas de radio que se utilizan consiguieron penetrar en ella fácilmente.

“Podemos ver algunas explosiones de supernovas con telescopios ópticos en la mitad del Universo, pero cuando están envueltas en esa densidad podemos perderlas de nuestro campo visual”, dijo el director de la investigación Chandra, Stephen Reynolds, de la Universidad de Carolina del Norte.

Este descubrimiento ha sido posible gracias al Telescopio Chandra de la NASA y el Observatorio Nacional de Radio Astronomía (NRAO, por sus siglas en inglés).

“Afortunadamente, la expansión de la nube de gas tras la explosión brilla en las radio ondas y en los rayos X durante miles de años. Los rayos X y los radio telescopios pueden ver a través de la oscuridad y nos han mostrado ahora aquello que nos habíamos estado perdiendo”, agregó Reynolds.

Los astrónomos, explicaron, observan el comportamiento de las supernovas en otras galaxias como la Vía Láctea, y basándose en esas investigaciones, calculan que cada siglo unas tres supernovas pueden explotar en la Vía Láctea, aunque esas previsiones tienen un amplio margen de error.

“Si estos cálculos fueran correctos, tendría que haber restos de unas diez explosiones supernovas más recientes que la de Casiopea A”, dijo David Green otro de los investigadores perteneciente a la Universidad de Cambridge (Inglaterra), quien aseguró que es “un gran descubrimiento el haber conseguido seguir la estela de una de ellas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s