Home

Llevo una temporada en la que mi ritmo de lecturas ha decaído muchísimo. Tal vez sea porque me disperso más, y me tiro más a los tebeos y las películas que a los libros. Tal vez sea también porque elijo unos volúmenes de cuidado para leer. Mi último gran logro, curiosamente, ha combinado las dos cosas: El manuscrito encontrado en Zaragoza.

portadaEste libro me lo compré hace ya bastante tiempo en una librería de lance, atraído por las afinidades geográficas del título, porque había oído referencias interesantes sobre él, y porque según prometía la contraportada, era la versión íntegra de la novela; algo que las dimensiones del libro parecían corroborar (la imagen de la izquierda no corresponde  a la edición que tengo yo, pero también está bien). Luego permaneció callado durante años en una estantería, hasta que hace unos meses tuve la oportunidad de bajarme la versión cinematográfica. Pensé que si veía la película nunca me animaría a leerme el libro, teniendo en cuenta su extensión, así que me puse a ello. Y una vez leído el libro, lo siguiente era encontrar tiempo para ver la peli, que dura nada menos que tres horas. Bien, desde hace unos días finalmente puedo decir con orgullo que he culminado ambos objetivos.

Mientras me estaba leyendo el libro, a quienes me preguntaban de qué iba les decía que es una novela de principios del XIX escrita por un polaco afrancesado, Jan Potocki, y ambientada en la España del XVIII. Creo que con esos datos se puede hacer uno idea del carácter del libro, con sus muy tópicas estampas españolas llenas de bandoleros, nobles de espada suelta y honor intocable, damas recatadas de puertas afuera y lascivas de sábanas adentro, musulmanes y judíos que fingen ser conversos, gitanos bravos, endemoniados, ventas fantasmas, ermitaños… La novela empieza con un fuerte tono gótico, y más tarde se va deslizando hacia el género de aventuras, pasando por el galante e incluso la picaresca.

imagen

Pero aunque muchas historias y situaciones suenen a formulismo, el autor sabe dar interés a su obra. Yo creo que uno de sus grandes hallazgos es la creación de personajes, que si bien son estereotipos, también están bien caracterizados. A mí el que más me gustó fue Velázquez, el geómetra, capaz de reducir cualquier fenómeno –incluso los sentimientos– a teoremas y formulaciones matemáticas. En el fondo, se ve que a Potocki le va la caricatura, y se cachondea continuamente con personajes extremos y situaciones fuera de madre.

Porque lo que no falta en El Manuscrito encontrado en Zaragoza son historias. Potocki utiliza el marco narrativo, tan querido por tantos autores: el autor cuenta que encontró un manuscrito, en el que se cuenta una historia donde alguien narra una historia, y en esa historia se cuenta otra historia de alguien… De esta manera se van empotrando relatos, y llega un momento en el que hasta los personajes confiesan que no saben muy bien de quién es la historia que están oyendo. Esto, y el cuestionamiento de la realidad y la ficción que tiene en muchos momentos –sobre todo al final–, le da a la novela un interesante toque de modernidad, e incluso posmodernidad, como diría alguno.

imagen-21La película, pese a durar tres horas, no recoge todo lo que cuenta la novela, aunque se queda con algunas de las historias esenciales. La adaptación, realizada en 1965 por el director polaco Wojciech Has,  prefiere incidir en lo grotesco, extravagante y sobrenatural –que en Potocki ya era abundante–, y de esta manera sale una película extraña, entretenida y visualmente muy atractiva. Dicen que a Buñuel le gustaba mucho, y no es de extrañar, aunque sólo sea porque presenta muchos personajes femeninos que aprovechan sus encantos para dominar a los hombres. Pero además, es una película intrigante, de planos muy largos y cierta concepción teatral, con una atmósfera onírica que atrapa.

Tanto la novela como la película han pasado vicisitudes varias para llegar hasta hoy: la novela tuvo varias ediciones incompletas, cayó en el olvido –lo cual fue aprovechado para que algún autor listo la plagiase– y  finalmente se restituyó. En la Wikipedia se explican bien estas aventuras. La película, por su parte, tuvo que reducir su metraje para que se estrenara en Estados Unidos y Reino Unido, donde se convirtió rápidamente en una obra de culto. En 2001 se editó en DVD la versión restaurada y sin cortar, que financiaron Francis Ford Coppola, Martin Scorsese y Jerry Garcia (sí, el líder de los Grateful Dead).

cartel1

Ah, y un último aviso para posibles patriotas literarios: en la novela, Zaragoza sale en el título, y en las dos o tres primeras páginas, cuando se encuentra el manuscrito. Pero en las otras seiscientas y pico, no. Por si alguien se cree que es una especie de guía histórico-turística de la ciudad.

Un pensamiento en “El manuscrito encontrado en Zaragoza

  1. La version integra de 66 jornadas, con tanto conocimiento de los (y las) Alvarez de toledo y las tierras de los Sidonia y los Velez, apunta a los mismos circulos en los que se movia Goya. Asi que no seria de extrañar que el titulo fuera un guiño del autor a su informante principal. He leido que algunos biografos de Potocki especulan sobre su relacion con Goya, pero no se en que lo fundamentan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s