Home

La semana pasada retomé mis reseñas en la sección de libros de El Periódico de Aragón, y lo hice con una cuenta pendiente que tenía desde hacía meses: Puente de Alma, de Julián Ríos. Desde que supe de su publicación tenía curiosidad por leer esta novela, porque me parecía ciertamente extraño que un autor como Julián Ríos hubiera tomado la figura de lady Di para hacer un libro.

larvaRecuerdo que el descubrimiento de Julián Ríos, hace ya varios lustros, supuso para mí una sacudida, y que en mi vida como lector hay un antes y un después de leer Larva. No descubro nada nuevo, porque este libro generó en su momento una notable atención, tanto por parte de los que lo elogiaban como los que lo denostaban. Es complicado abarcar todo lo que esta novela supone; baste con una descripción de cómo está escrita: las páginas impares describen la historia (por llamarla de algún modo) central, que son las andanzas de uno de los protagonistas (Milalias) durante una multitudinaria fiesta de disfraces en una villa londinense, una noche de san Juan, mientras busca a la otra protagonista (Babelle). Esa historia se va contando de manera fragmentada con una prosa en la que se mezclan idiomas, y en la que el español (que es la lengua en la que presuntamente está escrita la novela) se fuerza continuamente a base de juegos de palabras, alusiones literarias, neologismos y toda clase de retruécanos. Algo así como el Finnegans Wake de Joyce. Pero además, esa narración aparece continuamente trufada por notas, que remiten a las páginas pares, donde se multiplican los retorcimientos del lenguaje, los saltos de un idioma a otro y las referencias. Y también remiten a la parte final del libro, las Notas de la Almohada, en las que se reconstruyen episodios de la relación anterior de Milalias y Babelle. Dicho así, la forma de la novela parece muy complicada, pero con el libro en las manos se entiende en un minuto. Ya digo que en su momento fue motivo de enconadas discusiones; ahora me da la impresión de que ha quedado como un ejercicio pintoresco y fútil, cuando no directamente desdeñable para gran parte del público. A mí, sin embargo, y apagado ya el fervor de su descubrimiento, me parece una novela muy importante en la literatura española y en español.

Pero en mi reseña de El Periódico, yo hablaba del libro más reciente de Julián Ríos, Puente de Alma. Esto fue lo que escribí:

La muerte de una princesa como pretexto para un profundo ejercicio de literatura

puente de almaJulián Ríos demuestra su gusto por el riesgo en su última novela, ‘Puente de Alma’, en la que hasta el tema es provocativo por lo inesperado en un escritor como él: la muerte de la princesa Diana de Gales y su tránsito a ídolo contemporáneo. Ríos asume el riesgo de desorientar a los fans de lady Di (que seguro que los hay) porque en la novela, la princesa y su circunstancia son más un pretexto que un argumento; y asume el peligro de defraudar a sus seguidores más acérrimos (que también los hay, esto sin duda alguna) con una obra que puede parecer descafeinada, aunque mantenga los rasgos que hacen de Ríos un escritor tremendamente interesante.

El autor ha dicho que se sintió fascinado por el personaje de la princesa Diana, y que esto le movió a escribir el libro. Pero que nadie se lleve a engaño: ‘Puente de Alma’ es sobre todo una novela de Julián Ríos; es decir, que el verdadero protagonista es el lenguaje, y la forma en que el lenguaje es capaz de remodelar el mundo. Sumido en un entramado de continuas referencias culturales, y con declarada vocación lúdica ante la palabra, el hilo conductor de la princesa muerta en accidente de coche se deja y se retoma, con una trama voluntariamente quebrada y unos personajes que van y vienen para formar un mosaico coral. Para quien no conozca la obra de Ríos, ‘Puente de Alma’ puede resultarle un ejercicio de sorprendente vanguardismo; no lo es, ya que se queda lejos de anteriores hallazgos del autor. Pero aun atenuada, la escritura de Ríos sigue teniendo un enorme valor dentro del panorama literario actual. Y esta novela puede ser una buena antesala para afrontar aventuras más ambiciosas de Julián Ríos, como ‘Larva’, un libro que todo el mundo debería, si no leer, por lo menos ojear una vez en su vida de lector.

También se puede leer en la página web de El Periódico, y así de paso apreciar alguna que otra sutil diferencia: La muerte de una princesa como pretexto para ejecutar alta literatura ( El Periódico de Aragón – 05/11/2009 ).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s