Home

Hace mucho tiempo que no pongo por aquí las reseñas que publico casi todas las semanas en El Periódico de Aragón. Tenía una excusa convincente para el retraso en la siguiente que tocaba: no sabía dónde había metido el libro comentado. La cosa me daba bastante rabia, porque además es un libro que me gustó bastante en su momento. Hace unos días lo encontré, y aquí va lo que escribí sobre él:

La complicidad con la belleza en la voz de catorce poetas contemporáneos
Desde hace muchísimos años, las antologías poéticas suelen utilizarse como cabeza de puente para un grupo poético de características comunes, ya sean estéticas, cronológicas o incluso geográficas: la publicación de una antología supone algo así como la partida de nacimiento de una nueva ola de poetas que casi siempre vienen a llevarse la vida por delante. Debido a esta urgencia por hacer historia, en muchos casos padecida también por los editores, muchas antologías no resisten el paso del tiempo.
La que plantea Pablo Luque Pinilla en ‘Avanti’, y que publica Olifante, no está sin embargo tan preocupada en tomar partido como en mostrar; como el propio antólogo advierte, para su selección ha prestado más atención a los poemas que a los poetas, proponiendo –o sugiriendo– al lector “una atractiva lectura” de poetas españoles contemporáneos o, como dice el subtítulo del libro, “de entresiglos XX-XXI”. Y aunque toda antología conlleva implícitamente una toma de postura, en ésta la nómina es bien variada: Pere Gimferrer, Jenaro Talens, Antonio Colinas, Miguel d’Ors, Ángel Guinda, Enrique Gracia Trinidad, Abelardo Linares, Chantal Maillard, Julio Martínez Mesanza, Ángel Campos Pámpano, Álvaro Valverde, Aurora Luque, Amalia Iglesias Serna y José Mateos. El editor señala que en los poemas seleccionados ha buscado “expresiones poéticas con mayor grado de complicidad con la belleza”, un criterio que alguien puede parecerle anticuado, pero que funciona, porque esa complicidad es lo que al final convierte a un texto en poema. En ‘Avanti’ pueden encontrarse muy buenos ejemplos de esto, y quien esté interesado puede también ponerse al día de la más reciente historia de la poesía española con su instructivo Apéndice histórico-literario.

Antologías poéticas las ha habido desde siempre; sin embargo, a mí me da la impresión de que en las últimas décadas se han publicado más que en los anteriores cuatro siglos, con lo que curiosamente se pierde el sentido etimológico de la palabra antología, que es el de selección: casi se da la paradoja de que la suma de todas esas antologías es igual al del total de poetas publicados.

Y como he dicho más arriba, está el afán de algunos por pasar a la historia como prescriptores literarios. Un ejemplo muy claro de esta actitud es la conocida antología de los Nueve novísimos poetas españoles, que editó hace 40 años (¡40 años!) José María Castellet. No fue ésta la primera antología polémica (ni siquiera la primera antología polémica que editaba Castellet), pero sí que ha marcado, en positivo o en negativo, muchas de las que posteriormente se han publicado desde entonces. Más que el propio valor literario de los antologados, en la antología novísima tenía más importancia la proclamación programática de una nueva poesía que venía a sepultar a la anterior. Y desde aquel ya lejano 1970, ha habido docenas de antologías preocupadísimas por mostrar el Verdadero Camino de la Poesía. Si ese camino lo marcan además jóvenes poetas, el editor de la antología de turno se siente doblemente satisfecho y realizado. Lástima que la mayoría de las veces se olvide del lector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s