Home

Como demostración de que soy un tipo versátil en cuestión de lecturas, hace unos meses saqué en El Periódico de Aragón la reseña de una novela de Mishima que ha editado no hace mucho Cátedra. Ahí va lo que escribí:

Cátedra recupera una novela de iniciación del joven Yukio Mishima

Yukio Mishima continúa siendo –sobre todo fuera de su país– un nombre de referencia para los amantes de la cultura japonesa, a pesar de que en los últimos años ha debido compartir popularidad con otras manifestaciones culturales como el manga, los concursos televisivos extremos o Haruki Murakami. Su orquestado suicidio en 1970 contribuyó no poco a su fama más allá del círculo nipón, pero sin una obra que lo respaldase su recuerdo quizá hubiera quedado reducido hace tiempo a la mera anécdota.
Sin embargo, Mishima sigue suscitando interés, como lo demuestra la reciente edición de ‘Los años verdes’, novela de juventud del escritor japonés que Cátedra publica por primera vez en una lengua occidental. Es quizá esa condición de obra primeriza la que más puede interesar a los lectores, conozcan o no el resto de las obras del autor. Quienes se acerquen por vez primera a la narrativa de Mishima encontrarán en ‘Los años verdes’ una novela protagonizada por un personaje cuya evolución y caracterización psicológica, moral e incluso sentimental se convierten en hilo conductor, con el telón de fondo del Japón de justo antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Y quienes ya conozcan el estilo del autor podrán rastrear algunos de los rasgos que se convirtieron en característicos de él: un profundo y recto sentimiento moral, visible en las intromisiones del autor para comentar situaciones; el concepto de la vida como ‘itinerario del guerrero’; o el anhelo estético como motor de la existencia, unido a una nada disimulada fascinación por la muerte. Pero los lectores veteranos de Mishima podrán disfrutar igualmente de lo dicho para los neófitos y viceversa porque, sin ser una de sus obras más reconocidas, en ‘Los años verdes’ su autor demuestra un estilo depurado, de un realismo adusto y convincente.

Yo tuve mi correspondiente momento Mishima hace bastantes años y he de confesar que no me duró demasiado. De hecho, los mayores –y mejores– recuerdos que me quedaban de él no venían de sus obras, sino indirectamente.

El primero de esos recuerdos es la referencia que hacía Fernando Márquez el Zurdo a Mishima en una de las canciones de La Mode, Mi dulce Geisha. Creo que nunca se reivindicará lo suficiente a ese formidable grupo musical, y que cualquier momento es bueno para recordarlo, así que pongo el vídeo de la canción:

(por cierto, esta canción viene muy bien para conocer cuáles eran los referentes populares sobre Japón en los años 80, que poco tienen que ver con los actuales).

Mi segundo referente personal sobre Mishima es también musical, pero es de origen cinematográfico. Se trata de la película que dirigió Paul Schrader en 1985, titulada muy apropiadamente Mishima. Yo recuerdo haberla visto en los beneméritos Multicines Buñuel, seguramente en una de sus sesiones matinales. La película combinaba la biografía con una recreación de escenas de sus novelas, con un resultado bastante estetizante que seguramente no hubiera disgustado al propio Mishima. Pero lo que realmente me ha seguido acompañando a lo largo del tiempo (benditos mp3) es la fabulosa banda sonora de Philip Glass. Ahí va una muestra de su grandeza:

Del tercer recuerdo que tengo de Mishima no he podido hallar testimonio documental, así que tengo que fiarme de la memoria. En este caso era una historieta, dibujada por Antonio Pamiés, en la que narraba el episodio del suicidio de Mishima. Ni siquiera recuerdó dónde fue publicada la historia, aunque sospecho que sería en El Víbora. Lo que sí que me sorprendió fue la seriedad con la que estaba tratada la historia, acostumbrado a que Pamiés se dedicase más bien al desparrame en sus páginas, como en su celebrado Roberto el Carca y Zotín. En la red parece no haber mucha información sobre este autor, así que para acabar dejo una foto suya, sacada del blog de Joan Navarro.

2 pensamientos en “Yukio Mishima: Los años verdes

  1. Sería interesante poder contrastar opiniones relacionadas con la actitud del protagonista Makoto Kawasaki.

    • hace 35 años ley una novela con este nombre entonces estaba muy joven y no me acuerdo del nombre de su autor y recuerdo muchos apartes de su historia.. por la epoca en q la ley me trae infinita nostalgia .quisiera volver a leerla. pero pesar q la he buscado en algunas librerias no ha sido posible encontrarlo. la mayoria desconocen esta obra literaria lo cual me causa tristesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s