Home

Entre las nuevas editoriales que surgen últimamente por aquí y por allá, Nevsky Prospects es una de las que más me ha sorprendido. Ciertamente, parece que lo que se lleva ahora es la edición especializada, por no decir minoritaria, pero que una editorial se especialice en literatura rusa –como en este caso– parece a priori rizar el rizo. No obstante, los libros que por ahora ha publicado Nevsky están bastante bien; y no sólo en la parte de diseño, donde han conseguido crear una línea ya reconocible, sino en contenidos.

Yo me topé con uno de sus libros hace unos meses, y escribí la siguiente reseña para El Periódico de Aragón:

Una muestra de la comicidad satírica de Fiodor Dostoievski

Fiodor Dostoievski quedaría con seguridad muy bien colocado en un supuesto campeonato de escritores considerados como ‘serios’. Por eso no deja de sorprender que Nevsky Prospects, una nueva editorial especializada en literatura rusa –como no podía ser de otra forma con ese nombre– ofrezca un volumen de ‘obras cómicas’ del autor de ‘Crimen y castigo’. Y por si hubiera alguna duda, los tres relatos que aparecen en el volumen se recogen bajo el vodevilesco título de ‘La mujer de otro hombre y su marido debajo de la cama’. No obstante, también pecaría de candidez el lector que esperase encontrar en estas páginas el humorismo dicharachero de una comedia. Su comicidad está mucho más cercana a la de Gogol, un referente ineludible que el propio Dostoievski nunca ocultó, y por ello la risa que provoca es más sardónica que cálida.
Los tres relatos, escritos por su autor en su juventud, ya dejan atisbar a un escritor preocupado por ahondar en la condición humana, más atento en hacer pensar que en divertir. Las historias se construyen a través de los diálogos de sus personajes, que fuerzan las situaciones en las que se mueven hasta llegar a una reducción al absurdo. Si en el relato que da título al libro el punto de partida es una delirante historia de cuernos, en “Bobok” se asiste al azaroso itinerario mental de un escritor sin fortuna, mientras que en “Cocodrilo”, un probo burgués es deglutido por un bicho expuesto en un pasaje comercial, y aprovecha su estancia en el vientre del reptil para meditar sobre las relaciones humanas. Pero sobre todo, Dostoievski ejerce en estos cuentos como costumbrista –de innegable gusto francés, por cierto–, aunque su visión no sea en absoluto complaciente, y hay que alinearlo en la larga tradición de autores satíricos que, riendo, fustigaban las costumbres.

Como buen cinéfilo, a mí el título del libro me recordó a esa película mítica, El fontanero, su mujer y otras cosas de meter; también admitiría la comparación con El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante, bastante más cultureta. Pero en la primera salía Lina Romay, lo cual inclina la balanza a su favor. Para quien no conozca esa película, en esta página hay información muy interesante sobre ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s