Home

En una nueva muestra de mi asombrosa versatilidad, hace unos meses publiqué en El Periódico de Aragón esta reseña sobre la edición que Cátedra ha hecho de Las aventuras de Pinocho:

La lectura clásica de las aventuras del muñeco de madera que se convirtió en niño
Al igual que les pasa a las personas, hay libros que sobrellevan mejor que otros su propia fama. ‘Las aventuras de Pinocho’ es un buen ejemplo de esta fortuna caprichosa: el libro original de Carlo Collodi hace tiempo que se ha visto superado por la popularidad del propio personaje, debida en buena parte a la adaptación que Disney hizo en 1940. Solamente en su Italia natal el personaje literario de Pinocho está en igualdad de condiciones a su proyección cultural, y esta obra de Collodi se considera uno de los clásicos del siglo XIX. La edición que ahora hace Cátedra en su colección Letras Universales, en la que se añaden otros cuentos menos conocidos de su autor, adopta esta última perspectiva, la de presentar ‘Las aventuras de Pinocho’ como si de un clásico se tratara.
Fernando Molina Castillo, el editor del libro, ofrece a los lectores un texto bien acompañado de una introducción sobre Collodi y su obra, y recupera la traducción hecha por Esther Benítez en 1972, fiel al original, convenientemente anotada. Tanto la introducción como las notas sirven para situarlo en su contexto, literario o lingüístico. E incluso paremiológico, ya que para contar las aventuras del muñeco de madera convertido en niño Collodi utilizó numerosos recursos procedentes de la literatura oral, incluyendo refranes, frases hechas y giros procedentes de la cultura popular, que son buena parte de su encanto.
En su introducción, Fernando Molina demuestra también que, como todos los libros míticos –como todos los mitos, al fin y al cabo–, Pinocho es proclive a muchas y diversas interpretaciones y lecturas, incluso contradictorias. No debe olvidarse, no obstante, que éste es sencillamente un cuento para leer a los niños pequeños al pie de sus camas antes de dormir, si lo políticamente correcto lo permite.

Además de la inevitable imagen de la película de Disney, que tiene algunas escenas demoledoras y terroríficas, yo de Pinocho tengo el nebuloso recuerdo de la adaptación que hizo Luigi Comencini en 1972, y que se emitió como una serie de televisión. Ya digo que son unos recuerdos muy borrosos; de lo poco que me acuerdo (y eso visto con la perspectiva de hoy) es que era algo así como un anti-Disney, que contrastaba con la película de dibujos por su realismo (si puede hablarse de realismo en la historia de un muñeco que cobra vida, y se encuentra con hadas, grillos y burros parlantes). En estos momentos, y con esos recuerdos, asocio aquella serie con El evangelio según san Mateo de Pasolini, quién sabe por qué. Tal vez sea porque la vi en una tele en blanco y negro.

Anuncios

7 pensamientos en “Carlo Collodi: Las aventuras de Pinocho

  1. La serie de Comencini es muy recomendable. Muy delicada. La música, extraordinaria. Y el niño protagonista, estupendo actor. Como todos los que transitan por la serie. ¡Qué años tan grandes tuvo la producción televisiva italiana! Los amigos de Google no tendrán mucho problema en localizar la referencia de, por ejemplo, una adaptación singular del “Orlando furioso”. Y hubo otras…

    • ¡Sí! Este comentario me ha despertado un levísimo recuerdo que debía guardar en algún rincón de la memoria sobre esa adaptación del “Orlando Furioso”. Lo único que alcanzo a recordar era que se trataba de una adaptación “extraña” pero con ciertos toques fascinantes. Creo que no estará de más darle algo de trabajo a Google…

  2. Pero no fueron sólo estas, ni mucho menos. Ahora que tanta afición hay a las series televisivas, quizás alguien debería volver la vista hacia aquellos años y aquellas tierras, que dieron bastante de sí. Claro, hablamos de una conjunción seria: Italia + audiovisuales. Casiná. Propongo otra, en clave distinta y algo más reciente que las mencionadas: “Marco Polo”.

  3. Estimado Miguel Ángel:
    Muchas gracias por tu comentario. Me alegro de que mi trabajo te haya gustado. Por cierto, la serie de Comencini es fácil de adquirir por internet, en dos dvd restaurados. Yo la tengo, y merece la pena, realmente.
    Un saludo cordial.
    Fernando

    • Hola Fernando , estoy buscando para ponersela a mis hijos y no hay forma de conseguirla , serias tan amable de decirme donde la puedo comprar . Gracias . Jesus

    • ¡Ups! Pues ni cuenta me había dado (bueno, ni yo ni nadie de quien había pasado antes por aquí). Ya lo he corregido.

      Gracias por las indicaciones, Fernando, y por pasar por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s