Home

Un excompañero de El Periódico fue quien me habló por primera vez de este libro, y al principio pensaba que estaba de broma. ¿Poetas chinas prostitutas? He visto antologías de todo tipo, con criterios y contenidos bastante absurdos –últimamente, sin ir más lejos–, pero ésta me pareció de las más inauditas. No podía dejar pasar la ocasión.

Pero he aquí que me llevé varias sorpresas; la primera, que el libro existía realmente, y editado en la colección Visor, que aunque ha conocido mejores tiempos sigue siendo un referente. Y la segunda, que se trataba de una antología muy interesante, si el lector no se deja desorientar por el chocante título. Así que, poco tiempo después, publiqué la siguiente reseña en El Periódico de Aragón:

El eco de una existencia desgraciada en una antología de prostitutas chinas
Criterios para hacer una antología los hay múltiples y muy variados. El utilizado para la que acaba de publicar Visor en su colección de poesía puede resultar chocante, e incluso inducir a error: poetas prostitutas chinas desde el siglo V hasta el XVIII –aunque en la portada diga hasta el XXI–. Tal vez la condición de prostitutas de las autoras recogidas haga pensar al lector en algún tipo de frivolidad; nada más alejado de lo que encierran estos versos, que lo que muestran es una conmovedora y profunda poética del desgarro, la soledad y el desencuentro amoroso.
Poco o ningún atisbo de que las autoras fueran prostitutas queda reflejado en sus poemas; no obstante, la profunda tristeza que albergan la gran mayoría de sus composiciones deja adivinar implícitamente que su situación no era en absoluto buena. De lo que no cabe duda es que se trata de poetas, y lo que sí es posible encontrar en estos poemas son algunos rasgos que caracterizan la poesía oriental cuando se lee con ojos occidentales: la íntima interrelación de los sentimientos con la naturaleza, o la contención para expresar esos mismos sentimientos, que consigue paradójicamente intensificarlos. Del mismo modo, las poetas son capaces de describir emociones con una sola pincelada, y además con una naturalidad que las hace todavía más cercanas, aunque sean poemas escritos en el lejano siglo V. A esta nitidez en la expresión contribuyen las versiones de los poemas realizadas por el antólogo, Guojian Chen, autor también de la introducción, en la que recuerda la gran importancia que la cultura china ha dado secularmente a la poesía. La presente antología –que, por cierto, se edita en bilingüe– es una buena muestra de ello, a pesar de que su lectura recuerde en demasiadas ocasiones la desgraciada vida que algunas mujeres hubieron de soportar.

 

El que la antología sea bilingüe añade interés a la antología. Para quien no tenga de idea de chino (como es mi caso), la edición permite ver los poemas en su versión original independientemente de si entiendes o no los ideogramas, lo cual supone otro tipo de lectura.

Con alguno de los textos además, yo intenté iniciarme en los vericuetos de la lengua/escritura china. Esta es la versión original de uno de los poemas:

Y ésta es la traducción que hace el editor Guojian Chen:

LI YE
Ocho superlativos

El más cercano y el más lejano:
El Oriente y el Occidente.
El más profundo y el menos hondo:
Arroyo cristalino.
Los más altos y los más resplandecientes:
El sol y la luna.
Los que más se aman y los que más se desaman:
Marido y mujer.

Teniendo en cuenta que el chino se escribe de derecha a izquierda y de arriba abajo, y aprovechando la estructura rígida del poema, se puede hacer una traducción deductiva: las dos primeras líneas de la derecha, más pequeñas, son las del nombre de la autora y el título del poema. Luego, cada columna vertical tiene seis ideogramas, de los que se repiten siempre el primero y el tercero. En la traducción queda clara la estructura de los versos:

Superlativo + concepto 1
Superlativo + concepto 2
Concepto 3 + concepto 4

De lo cual se puede deducir que este ideograma:

 

 

 

 

es el que indica en chino el superlativo. Siguiendo el orden, es sencillo deducir qué concepto corresponde a cada ideograma. Por esa lógica, este signo:

 

 

 

significa “sol”, y este otro:

 

 

 

significaría “esposa”.

Aunque estoy muy contento y satisfecho de mi primera autolección de chino, esto de las traducciones analíticas tiene sus peligros. Mis exploraciones por lenguas asiáticas me han recordado la historia que cuenta Julio Cortázar en el capítulo 140 de Rayuela, con un tono de bastante choteo:

Talita pensativa frente a Genshiryoku Kokunai Jito, que en modo alguno le parece el desarrollo de las actividades nucleares en Japón. Se va convenciendo por superposición y diferenciación cuando su marido, maligno proveedor de materiales recogidos en peluquerías, le muestra la variante Genshiryoku Kaigai Jijo, al parecer desarrollo de las actividades nucleares en el extranjero. Entusiasmo de Talita, convencida analíticamente de que Kokunai = Japón y Kaigai = extranjero. Desconcierto de Matsui, tintorero de la calle Lascano, ante una exhibición poliglótica de Talita que se vuelve, pobre, con la cola entre las piernas.

Así que ya se sabe. En cuestión de lenguas, el método analítico no siempre es el mejor.

Anuncios

5 pensamientos en “Guojian Chen: Antología de poetas prostitutas chinas

  1. Querido amigo:
    He leído con mucho interés tu comentario. Le agradezco tanto este como el que publicaste en el Periódico de Aragón por disiparme el temor que sentía de si mi libro fuerse bien entendido por el lector. Aunque he publicado diez libros de poesía china en castellano (ocho en España,dos en Hispanoamérica), este es el único que me ha causado cierta preocupación.
    El motivo que me ha empujado a elaborar este libro fue la idea de que era una injusticia que estas poetas milenariamente depreciadas no tuvieran un lugar correspondiente en la poesía china.
    Tu comentario sobre los caracteres chinos de un poema de Li Ye es también interesante. Quiero agregar algo para acercarte aún más al original:
    El poema es bueno en chino también por el uso de paralelismos:
    El superlativo 至 se repite ocho veces pero siempre en sitios (sílabas al leer) fijos y correspondientes (el 1º y el 3º de cada verso).
    El 2º y el 4º carécter de todos los versos son paralelismos según la retórica china (son puros antónimos en los versos 1,2 y 4, en el 3, no son exactamente antónimos, pero forman un un paralelismo en chino)
    Los dos últimos caracteres de todos los versos son palabras formadas por paralelismos chinos:
    (tres pares son antónimos para cualquier idioma, 东西Oriente – Occidente
    日月sol- luna, 夫妻marido –mujer) .
    En el terer verso, el último carácter 明(resplandeciente) es formado por los dos anteriores 日 月 (sol –luna) . 日 月 = 明
    Un saludo,
    Guojian Chen

    • Muchas gracias por el comentario, creo que enriquece la lectura más que cualquier cosa que yo hubiera podido decir.

      En cuanto a la antología, creo que merece mucho la pena. Tanto la edición como la traducción son un trabajo formidable. Enhorabuena y todo mi reconocimiento.

  2. No entendí por qué tuviera que parecer inaudita una antología de poetas prostitutas, ¿será que hay un prejuicio hacia la prostitución en la designación de inaudito? La poesía es hija de una profunda necesidad del alma y todos tenemos de eso, no se ve por qué tuviesemos que trabajar más en una cosa que en otra para saber expresarla…

    • Una antología de poetas rubios, por poner un ejemplo, me hubiera parecido igual de inaudita. Así que tu bonita pregunta retórica tiene una sola contestación: NO.

      Por otro lado, yo no diría tan seguro que “todos tenemos de eso”…

    • “Inaudita” significa, entre otras cosas, ‘inusual’. Las antologías poéticas de prostitutas chinas no constituyen, precisamente, una oferta bibliográfica común y corriente. Es, por tanto, un acontecimiento inaudito. Por otra parte, a una pregunta, con otra: ¿no será que hay mucha corrección política entre sus signos interrogativos, Damián? ¿Mucho desprejuiciamiento posmoderno, ese signo de los tiempos? Mire, personalmente lo que me parecería casi extraño es que el título (con lo que implica) no le llamase a usted la atención…

      Lo de “que tuviésemos que trabajar más en una cosa que en otra para saber expresarla” no se entiende bien, al menos un servidor no lo entiende.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s