Home

Hay veces en las que el tiempo que pasa entre que publico una reseña en El Periódico de Aragón y la pongo aquí me traiciona. Éste es uno de los casos. Aunque reconozco que leí este libro con gusto, lo he olvidado casi por completo. Eso no desmerece su calidad literaria, sino más bien la de mi memoria. Aquí va pues, sin más, lo que dije en El Periódico de El abismo, de Leonid Andreiev:

Leonid Andreiev se asoma a un abismo de trazos oscuros e inquietantes
Los relatos de Leonid Andreiev que la editorial El Olivo Azul ha reunido bajo el título ‘El abismo’ no son de terror, a pesar de lo que ese título y la portada puedan parecer. La gran mayoría de los nueve textos incluidos pertenecerían más bien a esa categoría difusa y poco concreta de los cuentos inquietantes. Los escenarios que presenta su autor producen casi siempre una sensación onírica, pero no están pintados con los colores suaves de una ensoñación tranquila y reparadora, sino más bien con los trazos tenebrosos que caracterizan sueños que, sin llegar a ser pesadillas, descubren rincones oscuros.
No puede ser casual que el relato que abre esta antología tenga como protagonista al bíblico Lázaro, quien, una vez regresado de la muerte, va dejando la sombra del reino del que escapó allá donde posa su mirada. Es quizá éste uno de los cuentos que más impacto causan, pero no el único: Andreiev se afana en dibujar situaciones en las que el lector queda atrapado por atmósferas amenazadoras, incluso cuando el punto de partida sea aparentemente trivial e inocente –en esto sí que el autor ruso se parece a los grandes maestros del terror–.
También puede advertirse en alguno de estos relatos una veta grotesca, sobre todo en los más tardíos –el libro recoge textos escritos entre 1901 y 1916, tres años antes de la muerte del autor –; pero ni siquiera en ellos se pierde ese tono turbador que recorre el volumen en su totalidad. Los cuentos de Andreiev, desde los más breves de cuatro o seis páginas hasta los más extensos, dejan tras su lectura un poso de desasosiego, con una escritura mucho más cercana a los clásicos de la literatura gótica que a, por ejemplo, las tan populares corrientes vampíricas o de zombis que últimamente tanto proliferan con las últimas modas literarias.

(Bueno, una vez releída la reseña, creo que ya está bien lo que en ella dije).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s