Home

El año pasado, la gente de La Calle, la revista de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, me ofreció la posibilidad de escribir una página sobre libros en la revista. Teniendo en cuenta que en La Calle fue uno de los primeros sitios donde trabajé como periodista, hace ya mucho tiempo, y que tenía –y aún tengo– buena relación con la gente que actualmente la hace, estaba claro que no podía decirles que no.

Desde ese ofrecimiento hasta ahora he participado en tres números. El número 94 puede verse aquí, y el 95 aquí. El más reciente, el 96, aún no está puesto en su web, así que me he permitido coger el texto y ponerlo aquí. Esto es lo que publiqué en este último número, sutilmente editado para aprovechar las opciones de internet:

Uno para todos y todos para uno

La frase “Uno para todos y todos para uno” tiene una larga historia; de hecho, y según la sabia Wikipedia, es el lema nacional de Suiza, en su versión latina: unus pro omnibus, omnes pro uno. En todo caso, este eslogan viene a colación de la curiosa naturaleza de la literatura y de los libros, en la que confluyen en ocasiones el proverbial individualismo de los creadores con el encomiable empuje de quienes colaboran para sacar adelante un proyecto.
sinpret. portada 3 librosAlgo así ha sucedido últimamente en Zaragoza con Ediciones sinPretensiones, una nueva editorial surgida del grupo de tres ilustradores, un escritor, una bibliotecaria y una librera, cuyos primeros resultados son tres libros dirigidos a los más pequeños, o no: Un perro, ilustrado por Alberto Gamón; El sombrero volador, con ilustraciones de Elisa Arguilé; y Un agujero, con Ana Lóbez encargada de la parte gráfica. El texto es de Daniel Nesquens en los tres títulos. Además de ofrecer unas ediciones cuidadas y con las ilustraciones de tres artistas de primera magnitud, esta nueva editorial organiza talleres tanto para niños como para adultos, que dan a conocer los libros de la editorial, pero también el proceso creativo de sus autores. Una oferta de producto integral que no es ninguna mala idea, en los tiempos que corren.
novísima relaciónDentro del ámbito literario, las antologías son otra forma en donde se manifiesta la conjunción de varios individuos para la consecución de un objetivo unitario. Es lo que sucede con Novísima relación. Narrativa amerispánica actual, un volumen que ha editado la Institución Fernando el Católico. En él se reúnen 22 autores hispanoamericanos que viven o han vivido reciente en España, entre los que hay algunos bien conocidos, como Hernán Casciari, Diego Galarza, Fernando Iwasaki o el uruguayo Fernando Aínsa, que desde hace años reside en Zaragoza e incluso es vicepresidente de la Asociación Aragonesa de Escritores y todo. Todos los textos recogidos tienen como tema común la visión que sus autores tienen de la cultura española –entendida ésta de una forma amplia–, y el encuentro que se produjo entre ella y la que ellos traían o tenían de sus respectivos países. Los resultados, como los puntos de vista adoptados, son muy diversos.
construir la libertad 1Otro libro en el que confluyen lo colectivo y lo particular, aunque de forma muy distinta, es Construir la libertad, que ha editado Prames en su colección Las Tres Sorores. Particular, porque son las memorias de un hombre, Floreal Torguet; colectivo, porque ese hombre fue decisivo para la forja del sindicalismo en los difíciles tiempos del franquismo, y la libertad que ayudó a construir fue (es) la de todos. Desde su nacimiento en Osso de Cinca en 1935 a su exilio francés, de su trabajo como albañil a su paso por las cárceles mientras contribuía al nacimiento de Comisiones Obreras, la de Floreal Torguet es una de esas vidas ejemplares que siempre es recomendable conocer.
Quizá no esté mal concluir estas líneas donde se conjuran espíritus individuales y paisajes colectivos con un recuerdo para Agustín García Calvo, que murió el pasado día de Todos los Santos. Tal vez su individualismo irreductible fue el que motivó que el eco de su muerte no tuviera la resonancia que merecía este pensador, filólogo, dramaturgo y poeta (entre otras cosas). Como suele decirse, siempre nos quedarán sus obras para leerlas y, así, rendirle el homenaje que se merece. Para quien quiera conocer algo más del autor de su propia voz, la Fundación Juan March le grabó una “Autobiografía intelectual” que puede descargarse de su página web, y en YouTube puede verse un fragmento de la misma:

Y para que también quede constancia, dejo aquí la página tal y como salió publicada en la revista:

la calle 96

¡Venga, que ya queda poco para el número 100!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s