Home

Las rebajas de enero me han propiciado una de las primeras compras del año: un tomo de la Colección Superhumor, de Ediciones B, que recopila portadas de la revista Mortadelo. Hay varios tomos en los que se recogen estas portadas, pero en El Corte Inglés, que es donde he encontrado esta oferta, solamente han puesto uno, en donde salen las portadas del 187 al 376 de dicha revista.

Para mí fue una gran alegría encontrarme con ese tomo, por varias razones: hace años ya me compré unos cuantos números de la Colección Olé, también de Ediciones B, donde comenzaron a recopilar esas portadas. Lo malo es que ahora no tengo ni idea de dónde pueden estar aquellos tebeos, así que no dejé pasar la oportunidad de volver a tenerlas, aunque sean sólo unas cuantas.

las portadas embrujadas

Pero la razón mayor de mi alegría fue el propio contenido del tomo: las portadas que Ibáñez dibujó para esta revista siempre me han parecido una de sus obras más inspiradas y divertidas, además del alto nivel de su calidad gráfica. Que Ibáñez tuviera la capacidad de hacer todas las semanas una página así, durante casi 650 números, es algo realmente admirable.

Las portadas de Ibáñez tenían algunos detalles que las hacían particularmente atractivas. Uno de los más conocidos es la cabecera de la revista, en la que la primera ‘O’ de “Mortadelo” contenía un gag visual, distinto en cada número.

cabecera mortadelo

Y luego estaban las propias historias que aparecían en cada número, protagonizadas, cómo no, por Mortadelo y Filemón. Ocupaban sólo esa página, con lo que en la inmensa mayoría de las veces desarrollaban un chistecillo o situación cómica totalmente del estilo de los guiones de Ibáñez: equívocos verbales, situaciones absurdas, torpezas de varios calibres y muchos, muchos porrazos finales.

La “velocidad” de esos guiones se complementaba con una disposición gráfica muy dinámica: Ibáñez rompía los esquemas de las viñetas cuadradas y las extendía o encogía por la página, y el resultado final era particularmente atractivo. Pero además, los bocadillos se daban la mano, las onomatopeyas se tapaban unas a otras, había bromas marginales en las viñetas… Sobre todo en la primera etapa de la revista, Ibáñez estaba en pleno apogeo de sus capacidades, como dibujante y como guionista, y eso de deja ver en numerosos ejemplos. Pongo aquí sólo unos pocos:

64

82 98

154

Siendo yo todavía bastante pequeño, tuve oportunidad de leer “en directo” muchos de estos Mortadelos, así que ha sido todo un retorno a la infancia haber encontrado este libro. No obstante, para quienes tuvieran el arrebato nostálgico, internet ya había procurado consuelo. Aquí pueden encontrarse todas las portadas de Mortadelo, y muchas más (de hecho, las que yo he puesto las he sacado de ahí). Y si a alguien le apetece leerse los tebeos enteros, aunque sea en forma digital, aquí tiene una oportunidad para ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s