Home

necrofucker demipageLA PASIÓN DE ENRIQUE LYNCH / NECROFUCKER
AUTOR Richard Parra
EDITORIAL Demipage
PÁGINAS 167

 

 

 

 

 

 

 

La contundente propuesta de Richard Parra

La editorial Demipage ha servido en los últimos tiempos como puente de desembarco para  varios jóvenes autores emergentes hispanoamericanos. Una de sus apuestas ha sido el peruano –residente en Nueva York– Richard Parra, de quien el año pasado publicó en un volumen dos novelas cortas, La pasión de Enrique Lynch y Necrofucker. A pesar de ser muy distintas en su contenido, ambas tienen algunos rasgos comunes y característicos: un estilo rápido y directo, un buen oído por parte del autor para reproducir hablas populares, y un mismo trasfondo amoral y bastante desesperado, en donde la trama se desarrolla a través de una violencia tan brutal como inevitable.

Richard Parra, según la imagen que aparecía en la portada de su libro.

Richard Parra, según la imagen que aparecía en la portada de su libro.

La pasión de Enrique Lynch bebe de la arraigada tradición en la literatura hispanoamericana de la construcción de un personaje mítico y fundacional; en este caso, un magnate de finales del siglo XIX con oscuros orígenes pero creciente poder, tan amado como temido. A través de distintas voces se va conociendo su historia e influencia directa e indirecta, en una narración con pinceladas tremendistas que va de menos a más, y en la que la ambigüedad alcanza hasta su mismo fin.

La otra novela es de ambientación urbana y actual, y sigue las andanzas de un grupo de jóvenes aficionados al heavy más oscuro, abocados a un futuro más oscuro todavía. La música, las drogas y el vivir cada día como si fuera el último son las grandes metas –desprovistas de cualquier atisbo de romanticismo– de estos personajes sin ninguna esperanza, cuyo lenguaje captura el autor con una fidelidad sorprendente, y más para el lector español.

La objetividad con que el narrador refiere los hechos de una y otra novela, muchas veces tremebundos e irracionalmente salvajes, es la mejor denuncia que de ellos podía hacer Richard Parra. Con él, Demipage ha jugado bien su baza, y la apuesta de la editorial es sin duda ganadora.

 

[Publiqué esta reseña en El Periódico de Aragón en abril del año pasado. Hoy sigo pensando lo mismo del libro.]
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s