Home

Soy Miguel Ángel Ordovás, autor de este blog.

Nací, he vivido y vivo en Zaragoza. Estudié en el colegio de los Salesianos, hecho que siempre he llevado con gran orgullo. De mi paso a la enseñanza pública mi primera consecuencia fue la expulsión del instituto por tres días, en 1º de BUP. Eso me enseñó a borrar mis huellas cuando las circunstancias lo aconsejan. Un encontronazo con las matemáticas de 2º de BUP me recomendó tirar por letras. En 3º comencé a dibujar tebeos sin tener ni idea de dibujo. La mayoría eran pornográficos, protagonizados por gente de mi clase. Tuvieron mucho éxito, pero no guardo ninguno.

Luego entré en la universidad, para estudiar Filología Hispánica. Al cabo de unos años terminé la carrera, cuando el plan de estudios correspondiente estaba ya en extinción. Me gustaba mucho la sintaxis, pero otro encontronazo con la gramática histórica me hizo desechar la lingüística y especializarme en literatura.

En la facultad me encontré por primera vez con gente que hacía algo que yo también hacía: escribir. También hacían otras cosas, pero sobre todo nos unía nuestra condición de literatos en ciernes. Después de enseñarnos unos a otros lo que escribíamos, pensamos que podríamos enseñárselo a los demás, y empezamos a editar nuestras obras con un éxito discreto que nos ha acompañado hasta ahora. Después editamos a amigos, conocidos y a quien nos apetecía, hasta que la colección Drume Negrita, que así se llamaban nuestras publicaciones, alcanzó un buen fondo de títulos. No sé por qué hablo en pasado, porque aunque no lo parezca nunca la hemos dado por cerrada, y en cualquier momento puede volver a dar señales de vida.

Sucesión de sonidos elocuentes

Mientras tanto, yo había comenzado a colaborar en algunos medios impresos, aquí y allá. Fui maquetador y redactor, y después ya sólo redactor. Poco a poco fui desembarazándome de colaboraciones que me dieron mucha experiencia pero poco sueldo. Al final me quedé con El Periódico de Aragón, o más bien ellos se quedaron conmigo. Como ahí llegué por la puerta de atrás, fui chico para todo. Fue la época en que conocí la práctica totalidad de los campos de fútbol que hay en Zaragoza, y sus bares, y cuando casi muero de frío en el campo del Ranillas que ya no existe. Pero también fue cuando empecé a publicar reseñas, cuando llegué a hacerme cargo del suplemento de Libros, y cuando me pusieron al frente de un suplemento de investigación científica por el que, años después, nos dieron un premio por la divulgación que llevábamos a cabo. Por cierto, en estos momentos ninguno de esos suplementos se sigue publicando.

La Expo de Zaragoza del 2008 me viene bien para acordarme cuándo me fui de El Periódico, ya que fue por esas fechas. Me marché a trabajar a la universidad, en el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón, haciendo labores de prensa y comunicación. Allí estuve un par de años, conociendo proyectos muy interesantes, a gente muy maja y a otra no tanto, y viendo un poco cómo funciona la universidad por dentro. No me quedaron muchas ganas de volver.

Y finalmente recalé en una empresa de publicaciones veterinarias, donde aún sigo trabajando hasta no sé bien cuándo. Ahí se repite una vez más una constante de mi vida laboral: el sentirme algo desplazado y, a veces, como un extraño: en El Periódico fui periodista sin ser periodista; en la universidad fui periodista entre ingenieros, sin ser ni periodista ni ingeniero; y ahora soy periodista entre veterinarios, sin ser veterinario. Por lo menos, en unas tarjetas que me hicieron sí que me ponía como cargo “Periodista”.

Poemas EvónimosPensándolo bien, literariamente también he sido un poco desplazado. Cuando empecé con mis compañeros de Drume Negrita era un jovencito que escribía relatos. Pero lo primero que publiqué en solitario con ellos, en el año 92, fue un libro de poesía, titulado Sucesión de sonidos elocuentes. Lo siguiente, en el 97 o así, fue otro libro de poesía, Poemas Evónimos, que editó Prensas Universitarias de Zaragoza. En ese momento yo era conocido como poeta, y también porque escribía reseñas en El Periódico. Pero dejé de escribir reseñas y dejé también de escribir poesía. Aunque proclamaba a los cuatro vientos que ya no escribía, en 2003 (creo) saqué un librín chiquitín titulado Gentes del crepúsculo, al que le tengo bastante aprecio a pesar de todo.

Vísperas de nadaCuando de nuevo volvía a conocérseme como poeta publiqué un libro de relatos, en 2008. Se titulaba Vísperas de nada, título en cierto modo premonitorio porque desde entonces ya no he vuelto a publicar nada, aunque también me ha venido bien para titular este blog. Por esas cosas que tiene la vida, y que pueden resumirse en relaciones de amistad, hace unos años volví a hacer reseñas para El Periódico, y ahí sigo escribiendo una columna sobre libros casi todos los jueves.

La literatura casi nunca ha dejado de interesarme; no así los literatos, sobre todo los que ejercen de ello. Por ello no me gusta prodigarme en donde suelen pulular, aunque a veces hago honrosas (para ellas) excepciones. Con Pilar Manrique encontré una buena compañera de fatigas, y me he dejado arrastrar por sus torbellinos de ideas más de una vez. Con ella colaboré en el ciclo “Con la voz y la palabra” que organizaba el Ayuntamiento de Zaragoza, y con ella y con Patricia Shelly hicimos para la Expo el documental Zaragoza Poética, que me sigue pareciendo muy bueno. Está subido a YouTube; aquí va la primera parte:

Creo que con esto vale para presentarme.

He comprobado, por cierto, que hay gente que llega aquí buscando un contacto conmigo. Si es el caso, puede usarse la dirección que creé para mi libro: masvisperasdenada@gmail.com.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s